Para entender mejor lo que esta en juego, hay que considerar otra vez la aparente ausencia del artista en su exposición, ya que, para este proyecto, ha abandonado la performance pública que ha utilizado hasta aquí habitualmente. Mediante firmas y pagos, el artista se abstrae conceptualmente en los documentos con valor jurídico, donde quedan comunicados los datos personales de identidad, inclusive la dirección y los datos bancarios, transmitidos a los partidos. Esta abstracción conceptual documental da testimonio en realidad de una nueva encarnación, llevándole (y llevándonos) a un nivel más agudo de concienciación y aumentando la fuerza subversiva de la obra.
— Alberto De Andrés, Director de Espace de Andrés-Missirlian
 Exposición  Political Disorder  del artista  Abel Azcona  en  Espace dAM  en  Romainmôtier, Suiza .

Exposición Political Disorder del artista Abel Azcona en Espace dAM en Romainmôtier, Suiza.

Political (dis)order es una pieza de arte procesual diseñada y realiza por el artista Abel Azcona en Suiza.

 Abel Azcona, «Political (dis)order», vue de l’exposition | photo © David Amaral

Abel Azcona, «Political (dis)order», vue de l’exposition | photo © David Amaral

 Abel Azcona, «Political (dis)order», vue de l’exposition | photo © David Amaral

Abel Azcona, «Political (dis)order», vue de l’exposition | photo © David Amaral

Entrevista al artista Abel Azcona el día de la inauguración en Romainmôtier.

Abel Azcona es un artista pluridisciplinar, autor de obras con fuerte contenido político y social, susceptibles de inducir una viva reacción emocional, en particular en performances e instalaciones a menudo escandalosas. No duda en abordar los tabúes de la sociedad actual, y denuncia las abusos e injusticias cometidos por las instancias del poder político, económico, religioso, cultural sobre las mujeres, los niños, los pobres, los inmigrantes, las minorías raciales o LGBTIQ, los disidentes o los abandonados de una sociedad patriarcal dominada por el dogma neoliberal.

 

El artista utiliza particularmente su propio cuerpo y su vida personal como vector y recurso para denunciar las formas del fascismo ordinario, las formas de la opresión llevada a cabo por el poder. Intenta (re)activar la conciencia ciudadana en sus afirmaciones humanistas radicales, haciendo así un llamamiento a involucrarse en la defensa y ampliación de los derechos civiles, políticos, sociales, culturales y ecológicos. Militancia existencial y alta calidad artística están perfectamente integradas en sus obras de fuerte impacto visual, intelectual y emocional.

 

En su exposición «Political (dis)order» en Romainmôtier (Suiza), Abel Azcona ha optado en cambio por un enfoque conceptual, dónde el cuerpo del artista esta aparentemente ausente ya que sólo están presentes los documentos obtenidos por el artista en estos últimos meses tras haber solicitado la adhesión o haber hecho donativos a los 42 partidos políticos españoles (todos) (y a algunos extranjeros como el Front National en Francia, Amanecer Dorado en Grecia, el Partido Republicano de Trump en Estados Unidos, los Verdes en Suiza, etc.): correspondencia, carnets de afiliación, cartas de agradecimiento por donativos, reglamento de partidos, confirmación de pago de las cuotas, etc.

 

El proyecto permanece abierto, activo igualmente en las redes sociales, y evoluciona día tras otro en función de la reacción de los partidos que exigen en principio la exclusividad de militancia. Por cierto, desde la inauguración de la exposición, el artista ha recibido una carta de denegación de admisión a VOX, partido de extrema derecha, a pesar de las tres cuotas mensuales ya abonadas. Abel Azcona habla de un dispositivo «detonante», un dispositivo que lanza un metabolismo artístico.

 

Para entender mejor lo que esta en juego, hay que considerar otra vez la aparente ausencia del artista en su exposición, ya que, para este proyecto, ha abandonado la performance pública que ha utilizado hasta aquí habitualmente. Mediante firmas y pagos, el artista se abstrae conceptualmente en los documentos con valor jurídico, donde quedan comunicados los datos personales de identidad, inclusive la dirección y los datos bancarios, transmitidos a los partidos. Esta abstracción conceptual documental da testimonio en realidad de una nueva encarnación, llevándole (y llevándonos) a un nivel más agudo de concienciación y aumentando la fuerza subversiva de la obra.

 

Para poder desarrollar esta idea de la implicación vital del artista en su proyecto por la cual quizás asuma un riesgo con el cuerpo por delante – nunca se sabe la reacción de los partidos políticos radicales o de algunos de sus adeptos –, hay que conocer algunos datos biográficos.

 

Abel Azcona nació en Pamplona, de madre prostituta heroinómana que quiso abortar y de padre desconocido. Desde su nacimiento forzado por ley, vivió en la miseria y sufrió innumerables abusos, también de orden sexual. A este propósito, el artista habla de su derecho hurtado a no nacer y de la humillación sufrida por su madre. Con 7 años, Abel es adoptado por una familia acomodada afiliada a la ultracatólica organización del Opus Dei. Su educación y escolaridad son a partir de ese momento rigurosos y de cierta calidad, pero sometidos a principios de sanción y castigo (también corporal). Adolescente rebelde, fue echado de casa y puesto en la calle por su familia. Tuvo que vivir durante un periodo mendigando comida y prostituyéndose.

 

Fue ingresado en un hospital psiquiátrico, diagnosticándole trastorno de la personalidad (personality disorder) cuando fue recogido desnudo en la calle habiendo interrumpido el tráfico. Por primera vez, en esta ocasión, oyó hablar de «performance». Lo que le orientó hacia la Escuela de bellas artes de Madrid dónde se formó como artista profesional. A partir de ahí, sus performance e instalaciones participativas desarrollan una función catártica personal y colectiva, poniendo en juego su intimidad, en particular sexual. Una intervención especialmente, titulada Amén (2014-2015), le valió un juicio con riesgo de cárcel de 6 años. Sus obras funcionan como denuncias públicas de abusos perpetrados por el poder, en particular el poder político, económico y religioso.

 

En España, el PP (Partido Popular, derecha de tendencia nacional católica) esta en el poder desde 2011. El partido está dirigido por una cleptocracia instalada gracias al fraude electoral mediante apropiación ilegal de fondos públicos para financiar campañas, la infiltración de la justicia asegurando impunidad, la persecución política ilegal de los adversarios y la instrumentalización de los medios públicos como la connivencia comprada de la mayoría de los medios privados. Un partido, el PP, en definitiva parafranquista, en un régimen completamente corrompido por una oligarquía agarrada a sus privilegios y especializada en evasión fiscal; un partido, el PP, que perpetua bajo el barniz de la democracia parlamentaria representativa instaurada en 1978, los comportamientos represores e ilegítimos de la dictadura de Franco. Frente al PP, la pseudo oposición timorata del PSOE está perdida. El partido esta atascado en el fango de su propia corrupción y de sus divisiones. Y la oposición decidida de las nuevas fuerzas democráticas federadas o aliadas en torno a Unidos Podemos esta permanentemente diabolizada por los resortes del poder, inclusive por los grandes medios de comunicación, tanto públicos como privados que participan del sistema corrupto.

 

En estos momentos, con la rebelión pacífica en Cataluña pugnando por la autodeterminación, el panorama es más que incierto en el país. La situación se orienta hacia una grave crisis – esperemos saludable – del Estado central, con ruptura democrática por delante, acompañada de una nueva estructuración territorial gracias a la impulsión de las reivindicaciones de independencia en Cataluña. Cataluña expresa mejor que ningún otro territorio el rechazo al régimen autoritario y obsoleto del Estado centralizado, aunque la fuerza de ese rechazo se beneficie del oportunismo de una parte corrupta de la clase dirigente regional que busca la impunidad en la confusión de la crisis política (PDeCAT, derecha independentista catalana, aliada en esta ocasión con las izquierdas independentistas de ERC y CUP). El PP y el nuevo partido de derechas al nivel estatal Ciudadanos (Cs) parecen estar determinados a resistir para preservar y perpetuar el régimen monárquico parlamentario de un Estado querido y legado por Franco. ¿Hasta cuándo?

 

España se encuentra frente al espejo. Restauración autoritaria y liberticida del orden antiguo o ruptura definitiva con la Constitución de 1978 por una Asamblea constituyente para fundar una nueva República Federal y relegar a los libros de historia los 40 años de monarquía constitucional cuyo servicio ha consistido en blanquear el régimen criminal de Franco (el dictador dio un golpe de estado contra la República legitima y democrática en 1936, causando un guerra civil ganada con la ayuda determinante de Hitler y Mussolini, e instauró a partir de 1939 su régimen ilegitimo).

 

La exposición de Abel Azcona en Romainmôtier constituye un comienzo de ajuste de cuentas dirigido a los 42 partidos políticos – juntos desenmascarados – como últimos responsables del des(orden) político qua ha conducido no solo la propia existencia del artista al desastre, pero también el país entero a la grave crisis política, social, económica y territorial actual. La afiliación múltiple del artista a los partidos, mediante pago de cuotas de dinero, introduce en la maquinaria del sistema de partidos una arenilla que la quiere hacer descarrilar, saltar, volverse loca. Habiendo sido expulsado de su familia, el artista pretende ahora entrar en 42 familias a la vez, responsables de su desastre vital. Él habla de «orgia política». Su afiliación (o intento de afiliación) a todos los partidos políticos al mismo tiempo mediante dinero eleva metafóricamente el dispositivo artístico a la teoría y a la práctica de la prostitución. ¿Quién se vende? ¿Quién ejerce el poder y el contrapoder en una relación de prostitución política? ¿Son acaso los partidos burdeles? El proceso conceptual de Abel Azcona revela la estafa de un régimen parlamentario partitocrático aferrado a sus privilegios, cerrado y obsoleto. El artista interpela y denuncia los culpables, reclama justicia y reparación para los humillados y oprimidos por un sistema de poder corrupto, en particular para su madre a quién busca darle vozfinalmente.

 

Este combate artístico lo inaugura estratégicamente el artista desde otro país europeo, desde Suiza, cuyas virtudes políticas en términos de democracia directa participativa y de federalismo son conocidas. Pero el país alpino también participa del (des)orden político cuando su sistema financiero sirve de refugio para el dinero de la corrupción y de la evasión fiscal internacionales. Entre países, ¿funciona también el dinero como un lubricante al servicio de las élites? Suiza, paraíso fiscal, vende sus encantos, y quizás puede terminar siendo o asumiendo, el rol de mediador – de celestina – entre España y Cataluña.

Abel Azcona no solo resiste, pasa al ataque.

 

Alberto de Andrés.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Fotografía compartida en redes sociales por  Abel Azcona  horas antes de inaugurar  Political (dis)order  en  Espace dAm.

Fotografía compartida en redes sociales por Abel Azcona horas antes de inaugurar Political (dis)order en Espace dAm.

 Cartel de la exposición Political (dis)order de  Abel Azcona  en  dAM .

Cartel de la exposición Political (dis)order de Abel Azcona en dAM.

 Portada de la noticia sobre el proyecto  Political (dis)order  en el periódico  El Español .

Portada de la noticia sobre el proyecto Political (dis)order en el periódico El Español.

 Carta de bienvenida a Abel Azcona del Partido Socialista.

Carta de bienvenida a Abel Azcona del Partido Socialista.

 Fotografía compartida en redes sociales por  Abel Azcona  el día de la inauguración de  Political (dis)order  en  Espace dAm.

Fotografía compartida en redes sociales por Abel Azcona el día de la inauguración de Political (dis)order en Espace dAm.

 Fotografía compartida en redes sociales por  Abel Azcona  en la inauguración de  Political (dis)order  en  Espace dAm.

Fotografía compartida en redes sociales por Abel Azcona en la inauguración de Political (dis)order en Espace dAm.

 Fotografía compartida en redes sociales por  Abel Azcona  una hora antes de volar a Ginebra para inaugurar  Political (dis)order .

Fotografía compartida en redes sociales por Abel Azcona una hora antes de volar a Ginebra para inaugurar Political (dis)order.

DavidAmaral_dAM_AbelAzcona007.jpg
 Donación / Cuota a VOX cobrada al afiliado Abel Azcona.

Donación / Cuota a VOX cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Donación / Cuota al PSOE cobrada al afiliado Abel Azcona.

Donación / Cuota al PSOE cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Donación / Cuota a la CUP cobrada al afiliado Abel Azcona.

Donación / Cuota a la CUP cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Ciudadanos cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Ciudadanos cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual del Partido Socialista cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual del Partido Socialista cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Podemos cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Podemos cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Falange Española cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota mensual de Podemos cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota mensual de Podemos cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Donación / Cuota al PdeCAT cobrada al afiliado Abel Azcona.

Donación / Cuota al PdeCAT cobrada al afiliado Abel Azcona.

 Cuota trimestral del Partido Socialista cobrada al afiliado Abel Azcona.

Cuota trimestral del Partido Socialista cobrada al afiliado Abel Azcona.

 El artista  y militante del PSOE, Podemos, Partido Popular  y  Ciudadanos  (entre otros),  Abel Azcona,  entrevistado por la prensa. © EFE

El artista y militante del PSOE, Podemos, Partido Popular y Ciudadanos (entre otros), Abel Azcona, entrevistado por la prensa. © EFE

 El Secretario General del  PSOE , Partido Socialista Obrero Español,  Pedro Sanchez  entrevistado por la prensa. © EFE

El Secretario General del PSOE, Partido Socialista Obrero Español, Pedro Sanchez entrevistado por la prensa. © EFE

 Intercambio de mensajes privados en la red social  Twitter  entre el artista  Abel Azcona  y  Pedro Sanchez , Secretario General del  PSOE . 

Intercambio de mensajes privados en la red social Twitter entre el artista Abel Azcona y Pedro Sanchez, Secretario General del PSOE

 Intercambio de mensajes privados en la red social  Twitter  entre el artista  Abel Azcona  y  Andrea Levy , parlamentaria del  Partido Popula r en Cataluña. .

Intercambio de mensajes privados en la red social Twitter entre el artista Abel Azcona y Andrea Levy, parlamentaria del Partido Popular en Cataluña..

 Intercambio de mensajes privados en la red social  Twitter  entre el artista  Abel Azcona  y  Toni Cantó , parlamentario nacional de  Ciudadanos.

Intercambio de mensajes privados en la red social Twitter entre el artista Abel Azcona y Toni Cantó, parlamentario nacional de Ciudadanos.

 El Presidente del Partido Popular,  Mariano Rajoy  entrevistado por la prensa. © EFE

El Presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy entrevistado por la prensa. © EFE

 El Secretario General de  Podemos ,  Pablo Iglesias  entrevistado por la prensa. © EFE

El Secretario General de PodemosPablo Iglesias entrevistado por la prensa. © EFE

 Intercambio de mensajes privados en la red social  Twitter  entre el artista  Abel Azcona  y  Pablo Iglesias , Secretario General de Podemos. 

Intercambio de mensajes privados en la red social Twitter entre el artista Abel Azcona y Pablo Iglesias, Secretario General de Podemos. 

 El Presidente de  Ciudadanos , Partido de la Ciudadanía,  Albert Rivera  entrevistado por la prensa. © Bernardo Díaz

El Presidente de Ciudadanos, Partido de la Ciudadanía, Albert Rivera entrevistado por la prensa. © Bernardo Díaz

 Intercambio de mensajes privados en la red social  Twitter  entre el artista  Abel Azcona  y  Albert Rivera , Presidente de  Ciudadanos . 

Intercambio de mensajes privados en la red social Twitter entre el artista Abel Azcona y Albert Rivera, Presidente de Ciudadanos

 Intercambio de mensajes privados en la red social  Twitter  entre el artista  Abel Azcona  e  Inés Arrimadas , Presidenta de  Ciudadanos  en  Cataluña . 

Intercambio de mensajes privados en la red social Twitter entre el artista Abel Azcona e Inés Arrimadas, Presidenta de Ciudadanos en Cataluña

 El artista  y militante del PSOE, Podemos, Partido Popular  y  Ciudadanos  (entre otros),  Abel Azcona,  entrevistado por la prensa. © EFE

El artista y militante del PSOE, Podemos, Partido Popular y Ciudadanos (entre otros), Abel Azcona, entrevistado por la prensa. © EFE